Cómo salvar tu matrimonio a través del sexo.

salvar el matrimonio con sexo

La felicidad en pareja es un objetivo que depende de muchos factores, el bienestar emocional de cada uno, la complementación, el trabajo invertido en la relación y algunos detalles más que se pueden manifestar en el éxito que tengan a la hora de hacer el amor.

La satisfacción sexual es esencial para mantener una relación dentro de los márgenes de la estabilidad. Por otro lado, cuando se pierde el interés en las relaciones sexuales, la intimidad disminuye y convierte al otro en un amigo cercano, compañero de hogar y en muchas ocasiones en el enemigo.

La pérdida del deseo sexual en el matrimonio, los pretextos para evitar el contacto de la piel o anteponer otras actividades como el trabajo o los hijos son algunos de los indicios de que la llama se está apagando.

¿Cómo evitar perder una buena relación?

Cuando acabas de conocer a una persona que te gusta y conectas con ella, la pasión fluye por sí misma. Es una aventura llena de emociones que te excitan y te hacen sentir que siempre estás volando.

Pero el tiempo pasa y la relación evoluciona. Conoces un poco más a la otra persona y te das cuenta de que no es perfecta; conoces sus defectos, sus inquietudes, su mal humor. La relación pasa de la complicidad a la confianza y la aventura se disuelve en la monotonía.

Pero la evolución no siempre es algo negativo mientras cuides que la pasión siga vigente en sus vidas. Cuando una pareja pasa por una crisis en la que el deseo se va apagando, caen juntos en la rutina y su vida se vuelve aburrida, a veces tienden a buscar a otras personas que los hagan sentir de nuevo esa satisfacción que necesitan y esto puede terminar en una ruptura.

Dedicar tiempo en pareja.

Puede que salgas muchas veces con tu pareja, que compartan amistades, que visiten a la familia, pero este tiempo no es útil para fomentar la intimidad que necesitan.

Salir un día juntos, tener citas como al principio, sin familia, sin amigos. Hablar de sus sueños, de sus planes,de sus miedos, reir juntos, hablar del estrés y del trabajo, escuchar al otro y sentirte escuchado e incluso tener tiempo para compartir abiertamente lo que sienten con respecto a sus relaciones sexuales puede ser la clave para volver a conectar.

Excitantes preámbulos.

Conoce cada rincón de su cuerpo, identifica sus puntos más sensibles y aprende a tocarlos. Cuentas con una ventaja, no vas a tener sexo con alguien que no conoces, utiliza la información a tu favor.

Convierte los preliminares en la manera de llegar al sexo estando los dos muy excitados. Ya no existe la vergüenza, investiga cosas que nunca has probado, háblalo con tu pareja y pruébenlo juntos. Déjate llevar

Escápate.

La vida es como una película, si te presentas siempre en el mismo escenario te puedes aburrir de la historia. Si tienes hijos, tu casa puede llegar a convertirse en el lugar menos excitante para hacer el amor. Siempre en silencio, cerca de las preocupaciones, las responsabilidades y el trabajo.

Sal. Ten sexo apasionado en el auto. Compórtate de forma impulsiva y sorprénde a tu pareja improvisando nuevas formas de sentir la pasión. Hazlo en un lugar público o invitalo a un motel donde todo está diseñado para que el sexo fluya.

La pasión se convierte en un trabajo constante de renovación de sensaciones, nunca olvides que estas sensaciones siempre están presentes pero a veces se guardan por un momento, no dejes que caigan en el olvido y transfórmalas en sexo, complicidad y mucho amor.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


CAPTCHA Image
Reload Image