Las fantasías sexuales que toda mujer quiere cumplir

fantasías sexuales de la mujer

A pesar de lo que se piensa,  las mujeres fantasean tanto que podrían crear en su mente historias completas a cada hora. No solo en cuestión de sexo, también sobre la vida, las expectativas en sus relaciones, la familia y hasta en el trabajo.

La sexualidad se presenta constantemente como visiones que no se muestran a los demás. Como perversos secretos que guardamos en lo más íntimo de nuestros deseos. Así, las mujeres piensan, imaginan y construyen excitantes fantasías sexuales en su cabeza que es posible que algún día cumplan.

¿Has pensado en vivir nuevas experiencias junto a tu pareja? El primer paso es saber cuál fantasía le provoca más curiosidad.

1- Tener sexo en lugares públicos.

La gente pasa, hay cámaras y es posible que alguien los pueda encontrar, que la descubran desenvolviendo su pasión de una forma casi animal y prohibida. Saber que están expuestos, en un lugar prohibido, hacer todo lo posible por intentar no ser descubiertos, callar los gemidos y saber que en cualquier momento alguien los puede ver, es algo que hará que se dispare la adrenalina y se mezcle con todo tipo de sensaciones.

2- Hacer un trío

A muchas mujeres les gustaría explorar su sexualidad incluyendo a otro hombre u otra mujer a la intimidad de pareja. Vivir un momento de complicidad entre tres personas, disfrutar el doble y ver disfrutar el doble a su amado. Vivir diferentes tipos de orgasmos y llegar al éxtasis de otra manera. Una forma perfecta de no caer en la rutina y tener excitantes encuentros sexuales con su pareja.

3- Bondage, dominación y sumisión

Es muy común fantasear con tener las riendas en la relación sexual hasta niveles extremos.

Muchas mujeres disfrutan mucho de tener control completo sobre el cuerpo de su pareja. Tocar lo que quieran, cuando quieran e implementar el poder en diferentes intensidades en todo momento.

Por otro lado, a muchas les gusta la idea de ser dominadas, que las sometan, que les ahorquen y que les aten a voluntad del otro.

En cualquiera de los dos casos, son prácticas extremas que se pueden llevar a cabo si se tiene una charla previa de los deseos y límites de cada uno.

5- Recordar encuentros pasados

Una de las fantasías más comunes de las mujeres a la hora de pensar en sexo nace de la inquietud por amantes pasados. La curiosidad, saber si en un hipotético encuentro volverá a sentir lo mismo que antes o si las sensaciones, técnicas y energías han cambiado con el tiempo son algunas de las ideas que pasan por su cabeza mientras se imaginan desnudas a su lado.

De esta manera, pensar en complacer las fantasías sexuales de una mujer empieza, como siempre, desde la comunicación. Conocer sus deseos, sus inquietudes y sus límites. Darle a conocer los tuyos y encontrar un punto de convergencia donde todos se sientan a gusto entre las ideas, las propuestas y las posibilidades.

Si ambos están dispuestos a experimentar y sus límites son más amplios, hay más posibilidades de explorar juntos las fantasías y llevarlas a cabo en su intimidad.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


CAPTCHA Image
Reload Image